Aparte del potencial, Ucrania tiene motivos para emplear una bomba sucia

El Ministerio ruso de Defensa asegura tener información sobre contactos entre Ucrania y el Reino Unido acerca de la posibilidad de obtener tecnologías para crear las armas nucleares.

Recuerda que debes visitar El Siglo Guatemala.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, declaró este lunes que Moscú planteará ante la ONU la cuestión relativa a los preparativos de Ucrania para crear una bomba sucia.

«Tenemos información concreta sobre aquellos institutos científicos que poseen tecnologías que permiten crear esa bomba sucia. Tenemos información, que hemos reexaminado por los canales correspondientes, acerca de que no es una sospecha vacía, de que hay razones serias para creer que este tipo de cosas pueden estar planeándose», dijo el ministro durante una rueda de prensa en Moscú.

El jefe de la diplomacia rusa indicó que Moscú ya ha dado «los pasos necesarios» para abordar el asunto en las organizaciones internacionales, tras las conversaciones telefónicas que el ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigú, mantuvo el domingo con sus homólogos de Francia, Reino Unido, Turquía y EE.UU. En esta línea, señaló que Rusia espera un debate «interesado» y «profesional» acerca de esta amenaza.

Trabajos en fase final y consecuencias de una posible explosión

Paralelamente, el Ministerio de Defensa de Rusia advirtió de las posibles consecuencias de «una provocación con explosión de bomba sucia» llevada a cabo por Kiev. En caso de materializarse dicho escenario, miles de kilómetros cuadrados quedarían contaminados por sustancias radiactivas. Asimismo, Kiev espera sembrar el miedo en la población civil, provocando nuevos flujos de migrantes a Europa y presentando a Rusia como «terrorista nuclear».

Por otra parte, el jefe de las Tropas de Defensa Radiológica, Química y Biológica de las Fuerzas Armadas de Rusia, Ígor Kirílov, aseguró este lunes que Kiev tiene tanto el potencial como los motivos para emplear una bomba sucia. Destacó que dos entidades en Ucrania se están encargando de fabricar el explosivo y que los trabajos se encuentran en su fase final.

Además, el alto cargo señaló que Moscú cuenta con información relativa a contactos entre la Oficina presidencial ucraniana y representantes del Reino Unido sobre la posibilidad de obtener tecnologías para crear las armas nucleares. Kirílov destacó que Kiev cuenta con la capacidad de producción y con el potencial científico en este ámbito. 

Concretamente, mencionó tres centrales nucleares bajo control de Kiev con nueve piscinas con el combustible nuclear gastado. Asimismo, se refirió a los residuos nucleares que se conservan en la central de Chernóbil. Mientras, más de 50.000 metros cúbicos de desechos nucleares pueden ser trasladados a la planta química de Pridniprovskiy, en la región de Dnepropetrovsk, para su posible uso en una bomba sucia.

Kirílov subrayó que, según los planes de Kiev, el estallido de un explosivo de tal tipo podría ser «enmascarado como una detonación anormal de una ojiva nuclear rusa de poca potencia que utiliza uranio altamente enriquecido como carga». El representante de la Defensa rusa señaló que la presencia de isotopos radioactivos quedaría registrada por los rastreadores del sistema internacional de monitoreo instalados en Europa, lo que permitiría acusar a Moscú de recurrir a su arsenal nuclear táctico.

«Guerra informativa» basada en la experiencia de los Cascos Blancos

Desde el organismo recordaron que «tecnologías de guerra informativa similares» ya fueron empleadas por Occidente en Siria a través de la polémica organización de los Cascos Blancos, que filmaba escenificaciones sobre supuestos usos de armas químicas por parte del Ejército del país.

En este contexto, Kirílov aludió a la provocación perpetrada por este grupo el 4 de abril de 2017 en la ciudad de Jan Sheijún. El jefe del Ejército ruso llamó la atención sobre las fotos tomadas en el lugar, en las que se ve a los Cascos Blancos tomar muestras del suelo sin vestir ninguna protección. «Pero eso no parece confundir a nadie», resaltó.

Kiev rechaza las acusaciones

Por su parte, el presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, desmintió categóricamente las acusaciones de Moscú sobre la bomba sucia y tachó de «carrusel de teléfonos» las conversaciones que mantuvo Shoigú. «Sólo hay un sujeto que puede usar armas nucleares en esta parte de Europa y este sujeto es el que ordenó al camarada Shoigú llamar a alguna parte», afirmó el mandatario.

Mientras, los Gobiernos de Francia, del Reino Unido y de EE.UU. han emitido un comunicado conjunto en el que rechazan las advertencias de Shoigú sobre los supuestos planes de Kiev de usar una bomba sucia en su territorio, calificándolas de «acusaciones transparentemente falsas«. «El mundo vería cualquier intento de usar esta alegación como un pretexto para la escalada», reza el texto.

¿Qué es una bomba sucia?

Las bombas sucias son un tipo de arma que combina explosivos convencionales y sustancias radiactivas. Aunque no pueden generar una explosión nuclear, sí provocan la dispersión de sustancias radioactivas en la zona afectada.

Citando fuentes fidedignas de varios países, incluida Ucrania, la agencia RIA Novosti asegura que, bajo la dirección de supervisores occidentales se iniciaron trabajos para la producción de dichos artefactos, que ya se encuentran en su fase final, y estarían a cargo del Instituto de Investigación Nuclear de Kiev y una planta de enriquecimiento de uranio en la ciudad de Zhióltye Vody, en la región de Dnepropetrovsk.

Según la información suministrada por el medio, el propósito de Ucrania al recurrir a esas prácticas es que se culpe a Rusia del uso de armas de destrucción masiva en el marco de su operación especial en ese territorio. Esa situación socavaría aún más la confianza en Moscú y agudizaría la campaña antirrusa desde Occidente, donde plantean la posibilidad de privar a Rusia del estatus de miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU.

Recuerda que debes de visitar: Al Día Guatemala.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *