Epidemia de dengue asola Centroamérica, es letal en Honduras

De vuelta en el hospital universitario, el más grande de la capital, la madre de Carlos Benítez rememoró la terrible experiencia que vivió su hijo durante una semana. Según Dulce María Jiménez, Carlos se enfermó un lunes en la noche, cuando comenzaron la fiebre y los dolores corporales. Ella reconoció los síntomas del dengue y lo llevó a una clínica local, pero vio que su estado empeoraba. El niño se debilitó hasta el punto de que no podía mantenerse en pie y dejó de hablarle.

En un pabellón normalmente reservado para jóvenes quemados, varios niños yacían apáticos bajo mosquiteras, junto a sus preocupados padres. En un día reciente, Carlos Benítez, de 9 años, regresó a casa tras varios días recibiendo líquidos por vía intravenosa mientras los médicos esperaban que bajase la fiebre causada por el dengue.

Pero la doctora Sara Hernández, que supervisa esa sala del Hospital Escuela Universitario, sabía que esa cama se ocuparía pronto, como ha ocurrido con las demás desde que se habilitó la sala en junio en medio de una letal epidemia del virus transmitido por mosquitos.

Next Post

Brutal accidente con pick-up

Por el nerviosismo en que conducía el piloto Lester José Rodríguez de León de 20 años, que mabejaba el pick-up para trasladar a su acompañante herido de bala a un centro hospitalario para salvar la vida, sin embargo al llegar al crucero de la 15 calle y 2a avenida de la zona 1, atropelló a dos hombres que se movilizaban en una motocicleta, causando la muerte en el acto, mientras el copiloto baleado también murió era agente de la Policía Nacional Civil.

Suscríbete ahora