¿Por qué los sistemas antiaéreos de EE.UU. no lograron repeler los ataques a las refinerías sauditas?

Vladimir Alvarado

Los sistemas de defensa antiaérea de fabricación estadounidense no pudieron repeler los ataques lanzados el pasado sábado contra dos refinerías de Arabia Saudita, porque “no cumplen con las características declaradas”, ha afirmado este jueves a los periodistas una fuente de alto rango del Ministerio ruso de Defensa.

Los sistemas de defensa antiaérea de fabricación estadounidense no pudieron repeler los ataques lanzados el pasado sábado contra dos refinerías de Arabia Saudita, porque “no cumplen con las características declaradas”, ha afirmado este jueves a los periodistas una fuente de alto rango del Ministerio ruso de Defensa.

La fuente ha detallado que un total de 88 lanzadores de sistemas Patriot defienden actualmente la frontera norte del reino. Por otro lado, tres destructores de la Armada estadounidense equipados con el sistema de defensa antimisiles Aegis y armados con 100 misiles se encuentran desplegados en el golfo Pérsico, frente a la costa saudita.

En este sentido, surge la cuestión de cómo un sistema de defensa antiaérea “tan poderoso” no pudo interceptar decenas de drones y de misiles de crucero, destacó la fuente militar, agregando que la única explicación posible es que “los Patriot y Aegis tan promocionados por los estadounidenses no cumplen con las características declaradas” y tienen “una baja eficiencia en la lucha contra objetivos aéreos de pequeño tamaño y misiles de crucero”.

Simplemente, no están preparados para repeler el uso masivo de medios de ataque aéreo por parte del enemigo en una situación de combate real”, sentenció la fuente del departamento.

Lea también:

Arabia Saudita dice tener pruebas de la participación de Irán en los ataques contra sus refinerías (VIDEO)

Next Post

Las infecciones de transmisión sexual que deben preocuparte

El linfogranuloma venéreo está causado por Chlamydia trachomatis, pero por un tipo distinto al que produce patología en las mujeres. Se trata de una enfermedad emergente que se diagnostica de forma casi exclusiva en hombres que tienen sexo con hombres, el 87 por ciento de los cuales también están infectados por el VIH. “Hace 15 años, los dermatólogos e infectólogos solo habíamos visto esta enfermedad en los libros, pero ahora apreciamos un incremento cada vez mayor”, subraya Blanco.

Suscríbete ahora