Declaran muerta a bebé y “revive” en la funeraria

La muerte de una bebé ha alarmado a los pobladores de Santa Cruz del Quiché, ya que al nacer fue declarada muerta por los médicos pero cuando estaba en la funeraria, testigos afirman que la nena “revivió”.

Doña Julia Tipaz Santay narró a un medio local que el pasado 30 de agosto acompañó a su hija de 17 años al Hospital Regional de Quiché, porque tenía dolores abdominales.

“Yo no sabía que estaba embarazada”, dijo doña Julia. La madre de la menor no especificó cuántos meses de gestación tenía  la adolescente.

“Los doctores nos dijeron que había fallecido y que no podía quedarse en el hospital porque ya era un ser humano, yo fui a comprar el féretro y arreglé lo de la funeraria”, relató.

Luego indicó que un familiar suyo recogió el cuerpecito de la morgue seis horas después y procedieron a llevarlo a la funeraria que contrató.

“Escuché que un bebé lloraba pero creí que eran mis nervios”, mencionó Tipaz Santay. Después aseguró que el llanto volvió a ser audible y uno de los presentes decidió abrir la caja que contenía “los restos” de la nena.

“Movía sus piecitos y sus bracitos, ¡estaba viva!”, aseveró.  La pequeña estaba envuelta con papel y al darse cuenta que presentaba signos vitales, la abuela de la nena se desmayó.

En tanto, el encargado de la funeraria tomó el féretro y regresaron a la emergencia del nosocomio, sin embargo la médica que declaró el fallecimiento de la bebé ratificó que la pequeña ya no tenía vida.

De acuerdo a doña Julia, la profesional de la medicina le explicó que pudo haber sido un caso de “reflejos” y que la causa de la muerte de la pequeña era por ser muy prematura.

No obstante, la abuela de la nena asegura que se trató de un caso de negligencia médica.

Imagen ilustrativa