No se quiere ir a méxico

Tabla de contenidos

El exgobernador de Veracruz, México, Javier Duarte de Ochoa, capturado el sábado pasado en Panajachel, Sololá, se reservó derecho de extradición, pues quiere que su defensa analice la solicitud formal y las pruebas que ofrecerá el gobierno de su país para pedir la medida.

Durante la audiencia, el Tribunal Quinto Penal, integrado por los jueces Adán García, Bélgica Derás y Sonia Villatoro, formalizó su detención y comenzó el proceso formal de extradición, Duarte expresó lo siguiente: “hasta que llegue la extradición de México voy a decidir”. Sin embargo, dijo que esto no quiere decir que no lo vaya a hacer, sino que será evaluada por sus abogados.

La diligencia comenzó a las 13:00 hrs, en una sala sumamente pequeña, por lo que uno de los jueces del tribunal pidió a los periodistas y fotógrafos que mantuvieran el orden dentro de la judicatura, indicando que si no acataban la instrucción serían retirados. Afuera de la sala se instaló una bocina, para que los representantes de la prensa que no estuvieran adentro pudieran tener acceso a la información, pues la cita fue pública.

En tanto, el fiscal de la Unidad Especializada de Asuntos Internacionales del Ministerio Público (MP), por más de media hora dio lectura a la imputación de los hechos establecidos en la solicitud de detención provisional con fines de extradición enviada por el gobierno mexicano.

La imputación detalla la compra de propiedades, yates y recursos de procedencia ilícita de la red de corrupción en la que habría incurrido Duarte de Ochoa en Veracruz.

A eso de las 15:30 hrs, los abogados defensores pidieron un receso para que el exfuncionario veracruzano decidiera sobre su extradición. Sin embargo, su respuesta fue negativa, por lo que esperará para enfrentar una segunda audiencia ante la judicatura guatemalteca.

El tribunal dio un plazo de 60 días para recibir el expediente de extradición y envió al sindicado a prisión preventiva al cuartel Matamoros, lugar a donde fue trasladado provisionalmente desde el día de su captura. Si huera aceptado la extradición a México, en no más de 10 días hubiera estado en ese país.

Duarte es señalado por delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *