Editorial

La crisis en que vivimos

Los guatemaltecos de todos los estratos sociales estamos realmente atrapados en una crisis que a todas luces nos afecta muy fuerte, y la misma va desde la situación económica que afecta al país, la ola de violencia que está fuera de control, así como el descontento de los ciudadanos que ya no soportan tanta inseguridad, que han empezado a tomar la justicia por sus propias manos.

Al parecer, es la forma en que la ciudadanía está  diciéndole al Gobierno “haga algo para brindarnos seguridad, pues si usted no lo hace nosotros lo haremos”, y como comunicadores no avalamos este tipo de hechos, pues consideramos que al ejecutarse, las personas involucradas en hacer justicia de mano propia están cayendo en el mismo plano del agresor.

Pero se debe comprender el nivel de frustración que hay en la ciudadanía, por tanto hecho delictivo. Ayer no fue la excepción, dos hombres llegaron en una motocicleta a los campos de futbol ubicados en la 2a. calle y 9a. avenida de la colonia Lourdes, zona 16 capitalina, y dispararon en contra de un grupo de futbolistas que disputaban un partido, hiriendo a varios de ellos.

Pero la suerte les jugó una mala pasada a los pistoleros, pues la moto les derrapó, cayéndose, y uno de los sicarios pudo escapar, mientras el otro fue copado y vapuleado por la turba, hasta que lo mataron. A su vez, la Policía Nacional Civil (PNC) capturó a otro presunto implicado.

Las cosas como van no pintan para nada bueno, porque los ciudadanos se están cansando, no solo de la inseguridad que se vive, ya que consideran que las autoridades responsables de darles protección no están cumpliendo, lo cual es grave. No avalamos estos hechos violentos, que quede claro, pero sí vemos con suma preocupación que los límites de la violencia se están saliendo de control, con cada día que pasa, y eso está haciendo que muchos reaccionen de forma violenta.

Pedimos a las autoridades del Ministerio de Gobernación hacer algo para devolver la tranquilidad a los guatemaltecos, quienes vivimos en un constante temor, ya que muchos no se sienten libres de acudir a algún evento o de andar en la calle, por la ola de asaltos que hay. Es momento que implementen programas que de verdad den resultado y no solo sean de maquillaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *