Editorial

A cuidarse de los vientos

Debido a que aún no ha iniciado de lleno el verano en Guatemala, hay rezagos de débiles frentes fríos, los cuales generan condiciones ideales para que haya fuertes vientos, que a veces llegan a tener ráfagas de hasta 70 kilómetros por hora. Ayer, en la comunidad Estanzuelas, Nueva Santa Rosa, en el departamento de Santa Rosa, hubo daños por el mal tiempo imperante.

Además, se generaron varios fuegos forestales que con las ventiscas se avivaron y se salieron de control, arrasando todo a su paso, hasta una humilde vivienda fue pasto del fuego. En resumen, el fenómeno natural arrancó el techado de una iglesia católica, del Centro de Salud y de la escuela de párvulos de la localidad, afectando a los vecinos que perdieron sus pertenencias.

Esta situación meteorológica afecta a todos por igual, cuando llegan los vientos. Pero así debiera de darse un ventarrón en algunas instituciones del Estado, en donde se requiere que el viento se lleve todo lo que no sirve, para que puedan ser derribados y que, al comenzar de nuevo, las personas que lleguen sean las idóneas.

Hoy, el guatemalteco ya no cree en las personas que eligió para gobernarle, pero lo triste de todo es que no hay políticos o aspirantes a hacer política, que gracias al descalabro que presenta el actual gobierno empiezan a hacer sus tanes, con miras a buscar ganarse la simpatía de los votantes.

Sin embargo, el chapín ya está harto de la palabrería de los politiqueros, y con todo lo que ha vivido ya no es tan fácil que lo engañen. Porque ya vemos a varios que definitivamente buscan ganar adeptos, haciendo propaganda en sus cuentas de Facebook, no dicen abiertamente que están haciendo campaña, pero así, no solo lo están haciendo mal, sino que no es el tiempo adecuado para ello.

Por eso decimos que estos ventarrones que están afectando algunos poblados, deberían de venir para acá y hacer una limpieza en varias instituciones del Estado, léase los tres organismos: el Ejecutivo, Legislativo y Judicial, en donde se requiere que se vayan los que no están haciendo las cosas bien, y que verdaderamente lleguen personas que tengan experiencia para poder sacar al país del agujero en que se encuentra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *