editorial

¿Por qué la saña?

La vida del ser humano debe ser algo sagrado, por lo cual todos tenemos la obligación de respetarla y valorarla, pero es más fácil decirlo que hacerlo o ponerlo en práctica, porque vemos cómo todos los días, en un abrir y cerrar de ojos, en un segundo, la chispa de vida de una persona puede ser apagada por una o más manos asesinas. Aquí en Guatemala, el nivel de violencia ha llegado a límites irracionales, el odio, la sed de venganza, y los niveles de extorsión ya se encuentran fuera de control, y al parecer han de pasar muchos años para que exista seguridad para los guatemaltecos. Queda claro que los mareros, agrupados en cientos de clicas, han sembrado el terror y matan a su antojo, eligen a sus víctimas, muchas veces al azar, para crear temor y hacer ver qué deben de acceder a sus deseos, y esto es el pago de fuertes sumas de dinero.

Ayer, de nuevo en un acto de total cobardía, un grupo de pistoleros atacaron a tiros a tres personas, los tres eran primos. Pero el objetivo era un niño de 12 años, quien regresaba feliz y contento de jugar futbol con sus parientes. Los asesinos no solo hirieron a quienes lo acompañaban, sino que con saña remataron al pequeño, que su único delito fue el vivir en una zona, donde los pandilleros quieren gobernar. Los familiares estaban molestos y agresivos, y con toda razón reclamaron a los agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) cuando llegaron a la escena del crimen, el hecho de que solo se les ve cuando ocurren este tipo de delitos, y nunca se les observa patrullando en las zonas donde las maras reinan.

Y siempre, cuando va a realizarse un operativo, horas antes de que llegue el contingente son alertados los cabecillas de clicas y maras, y como por arte de magia desaparecen. Para cuando llegan las autoridades, los principales jefes de las clicas ya no están. ¿Quién les avisa? Usted, amigo lector, saque sus propias conclusiones. Lo cierto, es que ayer un niño de 12 años fue víctima inocente de estos grupos y ahora su familia lo llora. A quién acudir por seguridad, ya no se sabe, porque a todas luces el Gobierno de turno no tiene ningún plan para devolver la seguridad a los guatemaltecos, y al Ministerio de Gobernación, la delincuencia lo ha superado. Solo queda orar para que Dios tenga misericordia de esta nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Nicky Jam acapara la atención

Tras su regreso luego de 10 años, es el número 1 en ventas en 13 países
Nicky Jam

Suscríbete ahora