MP y PNC no la protegieron

Tabla de contenidos

“Mi hija antes morir presentó dos denuncias a la fiscalía del Ministerio Público (MP) de que era objeto de amenazas de muerte e indicó quiénes eran las personas. No voy revelar nombres. Ahora exijo a las autoridades que aclaren el crimen. En el Inacif no me permiten ver el cadáver si se trata de ella, aunque el día del hallazgo apenas pude ver una cicatriz en el rostro”, relata la señora Roxana Aquino.

Ayer al mediodía la afligida madre dio declaraciones, quien está tratando de identificar plenamente el cadáver de su hija Marjorie Sanndibell Rodríguez Aquino, de 24 años, pero las autoridades del Instituto Nacional de Ciencias Forense (Inacif), no le han permitido ver los restos humanos que fueron hallados el sábado pasado en dos bolsas de plástico a orillas del río de aguas negras que atraviesa la colonia Primero de Julio de la zona 5 de Mixco.

“Quiero darle cristiana sepultura a mi patoja: Era una mujer dedicada a su trabajo como maestra de un colegio de la colonia, exijo me hagan la prueba de ADN para reconocerla plenamente, pero hasta la fecha nadie me quiere dar ninguna información. Estoy triste por lo sucedido. Hubo mucha saña contra ella, me dejó una nieta de 18 meses, que ahora crecerá sin su mamá”, decía Roxana Aquino.

Según las primeras investigaciones del Departamento de Delitos Contra la Vida, de la Policía Nacional Civil (PNC), dan cuenta que la profesora Marjorie Rodríguez, el jueves por la tarde salió de su casa en la colonia Primero de Julio a traer a su hija en el colegio para párvulos, sin embargo ya no se supo más de su paradero hasta que fue el hallazgo el sábado por la mañana.

No era marera

Entre el dolor y la frustración la mamá de la mentora Roxana Aquino finalizó diciendo “voy decir tajantemente que mi hija no era marera, los que hicieron esta maldad contra mi familia son gentes enferma, no tienen principios morales, solicitamos al Ministerio Público que haga su trabajo pero aclaren el crimen y agarren a los responsables”.

Por su parte el licenciado Roberto Garza, vocero de Inacif, indicó “que una tía trató de ingresar a la morgue, lo cual no es permitido, sino únicamente los padres o los hermanos, en donde se realiza una entrevista para obtener datos de la víctima”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *