Home > Editorial > De regreso a su país
editorial

Desde ayer, los vecinos de la colonia Abril, en la zona 5 capitalina, pueden respirar con más tranquilidad, pues la lucha tenaz que tienen las autoridades contra los grupos de extorsionistas y pandilleros sigue rindiendo sus frutos, ya que se logró no solo desbaratar la guarida de varios de ellos, sino que se capturó a uno de los más buscados en El Salvador.

Su nombre, José Alonso Marroquín López, más conocido en el bajo mundo con el alias de “el Ave”, uno de los más temidos miembros de la “Mara Salvatrucha” de su país, quien era buscado por varios crímenes  perpetrados en aquella nación, por lo cual escapó de su tierra y llegó a Guatemala, donde ha tenido la protección de la “MS” local, quienes lo ayudaron a cambiar de casa cada dos meses: estuvo en el barrio San Antonio, en la zona 6; en la  zona 21, y finalmente en la zona 5, donde ayer fue detenido.

Junto a él se encontraba otro marero, Eduardo Enrique Cruz Escobar, alias “el Comején”, también de la “MS”, de la clica “Vatos Locos”, ambos trataban de imponer sus normas en ese lugar e, incluso, habían hecho pintas en las paredes indicando que ellos estaban allí.

Al final, las autoridades, en una ardua labor de inteligencia, lo ubicaron, capturaron y deportaron a El Salvador, en donde fue recibido por autoridades de esa nación, que de inmediato lo pusieron a disposición de los jueces.

Ayer, dentro de los operativos, también se capturaron a más de una docena de integrantes del “Barrio 18”, dedicados a la extorsión,  quienes se encargaban de entregar celulares y cobrar la cuota.

Bien por las fuerzas de seguridad, que siguen dando duros golpes a las estructuras criminales vinculadas a las maras. Ahora toca a los jueces imponer duras condenas a quienes sean encontrados culpables.

Lo único lamentable de toda esta situación, es la familia del marero detenido, quienes tuvieron que pasar la vergüenza de ser sacados de la casa, y llevados de nuevo a su país, algo en lo cual no piensan los delincuentes, ya que les importa poco el daño emocional que causan a sus seres queridos, principalmente a los más pequeños.

Leave a Reply