Home > Editorial > Se apaga la luz de una estrella

Se apaga la luz de una estrella

El mundo del espectáculo ha sufrido una sensible baja, ha muerto Alberto Aguilera Valadez, conocido por todos como Juan Gabriel. Hoy, las generaciones que crecieron escuchando sus melodías, lloran su ausencia.

Desde ayer se supo sobre la infausta noticia de su muerte, los latidos de su vivaracho corazón fueron detenidos por un fulminante infarto, cuando él se encontraba en Santa Mónica,  California, Estados Unidos, ciudad donde hace dos días dio su último concierto ante 18 mil espectadores.

Aguilera Valadez nació un 7 de enero de 1950, en la ciudad de Parácuaro, Michoacán, México, su afición por la música lo llevó a convertirse en uno de los más cotizados artistas mexicanos, y muchas de sus 1,800 composiciones han sido interpretadas por decenas de artistas, tanto de su país como de otras latitudes, y a su vez cantadas por sus millones de seguidores.

Ahora solo queda el recordar a ese gran intérprete que supo ganarse el corazón de la gente, que llenó estadios y salas de conciertos, pues personas de todos los estratos sociales llegaban a deleitarse con sus sencillas melodías.

Además, de todos es sabido, que en las reuniones familiares o bien alrededor de una mesa con los amigos, muchos han cantado y compartido su música.

Hoy solo nos quedan sus canciones, como “El Noa Noa”, con la cual debutó a los 16 años y de allí se desprendió su éxito que dio paso a melodías como: “Yo no nací para amar”, “Amor Eterno”, “Así fue” , “Siempre en mi mente”, “Querida” “Inocente pobre amigo”, “Perdona si te hago llorar” y “Hasta que te conocí”, entre otras que hicieron famoso al cantautor mexicano. Descanse en paz Juan Gabriel, su recuerdo vivirá entre nosotros.

Leave a Reply