Home > Historias > Capacitación a comadronas

Capacitación a comadronas

Ayudando a los bebés neonatos a respirar, en el primer minuto de vida.

La comadronas de Patzicía, Chimaltenango, están recibiendo capacitación de médicos voluntarios de los Estados Unidos, la organización Glasswing International y Bomberos Unidos sin Fronteras, en un intento por mejorar la atención que brindan a las mujeres de su comunidad en la etapa de gestación, pre y post parto.

Estas organizaciones dan entrenamientos para que las comadronas actualicen las técnicas de atención de partos, con herramientas y conocimientos de atención hospitalaria. Las mujeres que habitan en el municipio de Patzicía, en su mayoría no utilizan los servicios de maternidad del hospital de Chimaltenango, y unas 40 comadronas prestan auxilio en alrededor de 450 partos al año, según estadísticas de 2015.

Las doctoras Lizzete Ruiz, Cristina del Toro y Meena Sung Ghiya, enseñan las técnicas necesarias para usar las herramientas de tratamiento ambulatorio de las pacientes en estado de gestación; así como el uso correcto de diversos mecanismos para atender un parto de emergencia, como la aplicación de la técnica RCP, procedimiento de primeros auxilios también conocido como resucitación cardiopulmonar que incluye la respiración boca a boca.

La especialista guatemalteca Isabel Saénz, quien por más de 25 años se ha dedicado a capacitar a comadronas, comparte sus conocimientos con ellas partiendo de la cosmovisión maya del uso de la medicina natural, la cual incluye la aplicación de técnicas como el temascal, un baño de vapor de origen precolombino de los pueblos de Mesoamérica y cuyo uso aún perdura; masajes, combinación de técnicas antiguas de sanación maya, con el conocimiento actual de anatomía y fisiología humanos, así como el uso de hierbas medicinales para tratamientos especiales.

También se cuenta con apoyo del Ministerio de Salud Pública.

Lo que aprenden las comadronas:

• Señales de peligro durante el embarazo, en especial dentro de los primeros tres meses de gestación.
• Atención del parto limpio, que consiste en el uso de las medidas higiénicas pertinentes al momento del nacimiento del bebé.
• Complicaciones obstétricas y neonatales.
• Atención después del parto, que incluye el aseo personal para dar de mamar al niño y los beneficios de la leche materna. Atención
al recién nacido, primordialmente durante los 40 primeros días de vida.
• Plan de emergencia familiar, espaciamiento oportuno y saludable a través de la planificación familiar.

Fotos: Herlindo Zet

[supsystic-gallery id=12]

Leave a Reply